Natalia Reyes se fotografía en bikini (y la destrozan): “¡No tienes cola!”

No te dejará indiferente

Aunque últimamente está en boca de todos por protagonizar el último episodio de la saga Terminator, el que lleva por título Dark Fake, Natalia Reyes lleva ya en esto de las pantallas e interpretación bastante tiempo. Bien es cierto que cuando entran en escena nombres como el de Schwarzenegger o Linda Hamilton la cosa ayuda, pero como decíamos, ella ya contaba con un recorrido en series, teatros o incluso televisión. Aunque es guapa, no carece de atractivo y tiene los rasgos bonitos de su Colombia natal, la actriz no tiene la exuberancia en formas y curvas que lucen otras conocidas. Tampoco lo echamos en falta, para qué mentir. Y eso pese a que muchos se empeñan en comentar lo poco pronunciado que se ve su trasero en sus publicaciones.

Si Natalia anda falta de curvas, lo que realmente le sobra es fuerza, personalidad y carisma. Tiene las cosas muy claras, no se anda con chiquitas y actua según lo que piensa y siente. No le importa enseñar silueta sabiendo que va a ser objetivo y blanco de comentarios desafortunados que lo que pretenden es hace daño y menoscabar su autoestima sin, afortunadamente, conseguirlo. Apasionada del mar, de la playa y de la naturaleza la colombiana aprovecha cualquier rato libre para disfrutar rodeada de ello. Reconoce que el mar es su elemento y que no puede vivir sin él, un alivo y un descanso después de largas horas de rodaje.

Feliz por el trampolín que supone su último papel y agotada por la intensidad del personaje y por las escenas. Así es como dice encontrarse cuando le preguntan. Ahora disfruta de un merecido descanso, de una fama trabajada y peleada, esperando y deseando que su teléfono vuelva a sonar pronto para un nuevo papel en una nueva película. Y nosotros también.