Ni top ni falda ¡suficiente! Con lo de Anastasiya Kvitko ¡no se puede!

La modelo rusa no para

No debería ni extrañarnos ni un pelito que Anastasiya Kvitko tenga problemas a la hora de encontrar ropa que tape toda su naturaleza.

Y no nos referimos a un trapito cualquiera que no diga nada de todo lo que ella tiene, que seguro que lo encuentra, nos referimos a esa mezcla entre sensual y menos atrevido de lo que lleva siempre, y eso ya es muy difícil.

Dicen que lo mismo la tendencia de la empresaria rusa a llevar poca tela encima es porque no hay modelito que soporte todo lo que ella tiene, y que si lo hay, no pega en absoluto con lo que ella es.

Pero los diseñadores se pegan porque la curvy lleve sus creaciones y ella no sabemos si es que no hace caso o se deja querer, que todo es posible.

El caso es que hoy la hemos pillado de una guisa con la que raras veces se deja ver. Con un modelito de los de su estilo, con algo más de tela pero sin llegar a tamaños considerados normales.

Camisa anudada a la altura del pecho y con estampado justo donde tiene que haberlo para que se note lo que hay, nada de botones, sólo un nudo que negociar con ese tamaño es complicado.

Y una mini tan mini que ni puede llegar a cerrarse, ni puede llegar a tapar todo lo que a la modelo le gustaría. Porque el tamaño de su retaguardia es de tal calibre que toda prenda que se precie de serlo se le resiste.

No vayas a pensar que la de Rusia tiene algún tipo de complejo o alguna pena por tamaño y forma, porque para nada. Las luce con orgullo, vive de ellas y se pavonea como ninguna consciente de todas las miradas que atrae.

Y es que Anastasiya es toda una empresaria, una mujer de negocios, con muchas curvas y mucha intuición.