¡No es normal! Bethany Lily desafía a la gravedad con todo lo suyo

¿Puede moverse con todo eso?

Que seas considerada a una diosa griega por todas las bondades de tu físico es muy significativo, y si además de cuerpo te acompañan las facciones de Bethany Lily partes ya con ventaja sobre el resto de guapas y famosas, sobre todo en la sección rosa.

A pesar de su juventud, la modelo ha sabido desde el minuto cero lo que es necesario tener y lo que es necesario mostrar para llegar a alcanzar el reconocimiento, la fama y los ingresos, y hay que reconocerlo, no se le da nada mal.

Posa ligera de ropa en sus publicaciones, luce orgullosa un tamaño de delantera que desafía a las misma leyes de la gravedad y su ejército de seguidores no se cansa de mirarla en cada una de sus publicaciones, y eso que mantener ocupada la vista de casi 2 millones de incondicionales no es nada mal.

Todo le sirve para enseñar al objetivo quién es la más grande en curvas, hasta dónde se han de llevar los escotes y cómo lucir los bikinis cuanto más pequeños, mejor.

Lo cierto es que viéndola y siendo conocedores del tamaño de la modelo podríamos pensar que Bethany se las ve y se las desea para moverse o para posar, no hay nada más lejos de la realidad.

Hace gala de una inocencia infinita que se debe a unos ojos azules que son todo lo contrario a lo que dicen sus curvas. Y le da igual que los ojos se dirijan primero a su cuerpo y luego a su cara, es lo que tiene ser una maniquí de tallas imposibles y de curvas aún más increíbles.

Lily se ha ganado su puesto a base de buenas razones, y de fotografías. Y aunque cueste creerlo la gravedad no puede con su delantera, digno de estudio, sin duda.