¡No gana para disgustos! Isabel Pantoja de los nervios y ¡sin alternativa!

No se le ocurrió otra opción para solucionarlo

Que el dinero no da la felicidad pero ayuda es algo que decimos todos los que no tenemos un ochavo y que se hace evidente cuando toca elegir medio de transporte para llegar a un lugar: no prima la rapidez sino la economía. En la vida de Isabel Pantoja las cosas no funcionan así, aunque tampoco ande muy sobrada de plata, según dicen. Disgusto en el aeropuerto antes de llegar a su casa, muchos nervios y ¡sin capacidad de respuesta para buscar una alternativa!

Que lo suyo con los aviones no es una relación de lo más idílica se conoce desde aquel famoso vídeo en el que la tonadillera, de camino a América, se agarraba a un rosario mientras rezaba todo el santoral antes de que el avión tocara el suelo. Y ayer también se acordó de todos los santos justo antes de subir al avión, ¡y es que Barajas ayer vivió un día especialmente complicado!

Drones en el aire que invadían el espacio aéreo provocando alarma y angustia y lo peor de todo, el avión de Air Canadá al que se pudo ver dando vueltas por el cielo de Madrid antes de iniciar un aterrizaje de emergencia. Y mientras, Isabel esperando a coger su avión para llegar a su casa de Cádiz después de haber terminado la grabación de su programa ‘Idols kids’.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Ellos están listos para demostrar que los sueños se cumplen en #IdolKids ✨ ¿Y tú?

Una publicación compartida de Idol Kids (@idolkidsesp) el

Nerviosa, sin saber si entrar o salir y manejando poca información para decidir si cancelar vuelo y buscar transporte alternativo, así dicen que la vieron pasillo arriba y pasillo abajo, murmurando por lo bajini y esperando…

Retrasos en vuelos y cancelación de otros, el suyo finalmente despegó con bastante retraso y pudo llegar a casa algo más tarde de lo que había previsto.

A su llegada al aeropuerto de Jerez se pudo ver la versión más rancia de la cantante desde que empezó su ‘resurgir’ televisivo. Vuelta a las gafas de sol para ocultar rostro y auriculares en las orejas para evitar las preguntas de los allí concentrados.

Lo mismo después del disgusto su hija se ha enterado y ¡la llama!