“¡No lleva tanga!” El descuido de Shakira que revoluciona España

La cafetera sube la temperatura

Shakira no levanta el pie. La mujer de Gerard Piqué está estos días en boca de todos por haber cogido unos kilos de más.

Esta semana aparecían fotografías de la cantante en Barcelona y con una barriga abultada que levantaba las sospechas.

Las redes, y la prensa española, reaccionaban a estas instantáneas anunciado el tercer hijo de ‘Geri’ y ‘Shak’, una realidad que quedaba desmentida a las horas.

 

Shakira, por desgracias para los miles de incondicionales que desea ver de nuevo a la de Barranquilla siendo mamá, y esta vez de una niña, no está embrazada. Es más, se asegura que su abultado abdomen sería fruto de su pasión por la comida, algo que le estaría pasando factura.

Por todo, aseguran que ahora la barranquillera ha dejando de lucir sus mejores galas, estilismo arriesgados para su día a día que marcaban las figura de ‘Shak’.

Por Barcelona se la ve más recatada, apuesta por chandals, ropa deportiva y ninguna estridencia. Un ‘look’ nada llamativo que contrasta con el de toras WAGS del Barça y con sus modelitos más llamativos.

Es más, para recordar algún ‘outfit’ más arriesgada de la colombiana hay que remontarse a sus actuaciones, en concreto en una en la que la mujer de Gerard Piqué bailó sin ropa interior: “¡No lleva tanga”, afirmaban sus incondicionales. Un descuido para muchos de 'Shak', aunque, y para otros, una decisión pemeditada para enloquecer aún más a sus fans. 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Bailando bajo la lluvia otra vez / dancing in the rain again last night! Shak

Una publicación compartida de Shakira (@shakira) el

Un video viral que sigue levantando pasiones entre los más acérrimos y que recuerda la mejor versión de Shakira: una mujer alegre, entregada y jovial. Algo que, ahora, sus incondicionales echan mucho de menos.

Y es que los problemas con Hacienda, sus líos con Piqué, no encontrar su mejor estado físico, a pesar de machacarse en el gimnasio, sus problemas con la comida y el sumar años, al margen de sus obligaciones y tareas como madre, han quitado brillo a una Shakira que parece querer vivir cada vez más fuera del foco.