¡No se lo pensó dos veces! Luisana Lopilato acepta el reto ¡en el gym!

¿No se le ocurrió otro sitio mejor?

Luisana Lopilato ha aprendido a poner tan buena cara a la vida que no se recuerda si alguna vez se la vio con otro gesto en el rostro que no fuera una sonrisa. Incluso en el gimnasio, donde reconoce que se aburre muchísimo, la mujer de Michael Bublé sonríe… ¡porque siempre se las ingenia para buscar algo en lo que entretenerse incluso allí!

La argentina se cuida y a diario se acerca al gym para dedicarle un rato al deporte. Pero ni la música de fondo ni las conversaciones que intercambia con sus compañeros logran que Luisana se entretenga. Le aburren las sentadillas y las series… y busca una alternativa que le distraiga un rato.

Cualquier cosa le sirve…y a cualquier cosa le puede buscar un segundo uso…aunque se trate de una simple botella de agua.

Luisana se ha acordado del reto que hace no mucho circulaba por las redes y que consistía en lanzar una botella de agua al aire de tal manera que pudiera caer de pie, uno de esos challenge aptos sólo para algunos mañosos.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

#luisanalopilato #lulopilato #luisana #luspirit #Love #Instagood #photooftheday #Fashion #beautifulgirls #Beautiful #happy #picoftheday #Art

Una publicación compartida de Luisana Lopilato (@luisanalopilatocf) el

El “challenge de la botella” no sólo cuenta con un hashtag sino con miles de víctimas que han publicado sus logros ¡y Lopilato se ha convertido en una de ellas!

Por lo que se puede ver, la argentina no tiene muy buena mano en esto…pero lo intenta y no tiene intención de desistir.

Viendo los resultados muchos de nosotros ya habríamos tirado la toalla ¿no sería mejor que volviera al deporte y se diera por vencida en esto?

No se sabe la cantidad de veces que la de Argentina lanzó la botella al ritmo de Jennifer López hasta que consiguió lograrlo. Se enfadó, lo intentó de nuevo y tras muchos lanzamientos ¡por fin! logró que la botella terminara de pie.

¡Esta vez el tiempo voló en el gimnasio para Luisana!