¡No se puede ni mover!: Los jeans de Ana Lucía Domínguez ¡estallarán!

Salta a la vista

Por mucho que guste marcar, por mucho que se tenga un cuerpo divino y que todo le siente bien a tu anatomía, llega un momento en el que te toca elegir entre respirar y que llegue aire a tus pulmones o seguir ceñida y apretada, momento elección.

Hemos contado en mil ocasiones todas las bondades y las maravillas del físico de Ana Lucía Domínguez, pero ella parece haber hecho caso omiso de nuestro consejo y sigue con los ceñidos en versión maxi, ella sabrá.

Se ve que después del papelito en la cinta de ‘El niño Dios’ en la que todos iban de lo más tapado, con vestidos que más bien parecían sacos y que hacían flaco favor a la mejor de las figuras, la actriz ha querido recordarse cómo es ella vestida a su estilo y cómo responden las prendas a su cuerpo, y ha dado en el clavo con la elección.

Si ya en Pasión de Gavilanes nos dejó con la boca abierta en más de una ocasión, ahora, unos años más tarde pero con las mismas bondades, Ana Lucía es capaz de desplegar atractivo y sensualidad en una única fotografía gracias a las tablas y a la experiencia que ya tiene.

Y sólo le hacen falta unos jeans, ajustados, apretados, ceñidos hasta decir basta y una fotografía de espaldas para dejar a la vista de todos tremendo tamaño de retaguardia, alegría para nuestros ojos e imaginación desbordada de sus más fieles.

El peligro de este tipo de prendas es que no te puedes ni mover porque pueden estallar en cualquier momento y dejar a quien lo lleve con todo a la vista de todos, aunque si lo que se busca es eso y llamar la atención a la vez hay que darle un 10 de nota a Ana Lucía.

El problema vendrá a la hora de quitárselos, ya nos gustaría saber cómo va a hacerlo.