La novia de Maluma ¡se quita toda la ropa! en Instagram

Pillada en la bañera sin nada más que sus cremas favoritas y su mirada felina: ¡Brutal!

Hay dos partes de Maluma que completan la figura icónica de unos de los fenómenos del momento. Una es la del cantante de éxito global en la música y con las mujeres, un icono sexual descarado y de aspecto juvenil que engatusa al público femenino y provoca a la vez sus reacciones más contradictorias por sus letras, supuestamente, antifeministas. La otra es la del Maluma tierno y fiel, centrado en su día a día y en el amor de su vida, Natalia Barulich. Entre los dos no sabemos si dista un mundo y caben mil paréntesis entre esos yos, o por el contrario la imagen de playboy es una mera tapadera comercial que ayuda a su carrera pero nada tiene que ver con su persona. Seguramente para descubrir la verdad habría que preguntar a la croata, también de gran belleza y exuberancia, que comparte sus pasos con el vocal colombiano.

Barulich en un posado

No será fácil para Burolich sobrellevar el acoso mediático de estar junto uno de los hombres más deseados del momento, por aquello de que los millones y la fama atraen mucho más que las miradas de adolescentes: detrás de la figura de Maluma se construye un ideario en el que hay giras, otras famosas y algunas compañeras de trabajo tentadoras. De hecho, ha coleado mucho la buenísima relación de amistad y cariño que tiene con la cantante Farina, con la que se ha visto en actitudes muy familiares. Sea como sea, la misteriosa Natalia Barulich prosigue su senda y pasa por ser, al menos en lo oficial, la mujer que ha arrebatado el corazón del cantante de reggaetón. Razones anatómicas no le faltan, es una hermosura de mujer, pero tampoco monetarias, ya que la croata es la heredera de un importante empresario industrial de Zagreb que la crio rodeada de lujo. Natalia, bailarina de ballet y dj junto a Esther Anaya, tiene su carrera y su éxito que, eso sí, se ha incrementado con Maluma. Sus seguidores, no obstante, no son pocos, y en las redes es un fenómeno, mas aún si sigue subiendo fotografías tan subidas de tono como esta sin ropa y en su bañera.