¡Nueva bomba! Shakira lo sabe pero Piqué lo niega

La pareja está dando mucho que hablar últimamente

No todo va a ser trabajar, eso no puede ser, asique aprovechando un rato de puente como todos los que lo podían aprovechar Shakira y Piqué estuvieron descargando adrenalina. La feliz pareja se escapó al parque de atracciones, para subirse allí en una de las montañas rusas más impactactantes del mundo, ya se sabe que a los dos les van las emociones fuertes.

El encargado de retratar tan espectacular momento fue el jugador del Barcelona que subió una foto junto a su chica en Port Aventura ya montados en la atracción Red Force, que está instalada en la parte de mayor riesgo del parque. Pero es que la cara que tienen en la foto ya lo dice todo, está claro que miedo pasaron y no poco. Y es normal estamos hablando de una atracción que acelera de 0 a 180 km/h en solo 5 segundos y que alcanza una altura de 112 metros. Eso no son palabras pequeñas desde luego. Tan fuerte es la experiencia que hasta se tiene que llevar gafas protectoras.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

‪A la Copa Davis llegas reciclando. ‬ ‪x10🍾 = 1 🎟 ‬ ‪Más info en daviscupfinals.com/reciclemos

Una publicación compartida de Gerard Piqué (@3gerardpique) el

Sin embargo lo que parecía una inocente tarde en pareja, ya que los niños se quedaron en casa, ha generado unas fuertes críticas, no así de primeras claro, sino que ha sido después de la dolorosa derrota que ha sufrido el Barça de Piqué, ya se sabe que culpables hay que buscar. Pero es que en este caso con el central ya llueve sobre mojado.

No son pocos los que en el entorno azulgrana consideran que en los últimos tiempos Piqué anda más pendiente de sus negocios que del Barça. Viajes a Nueva York, promociones de la Copa Davis, la presidencia del Andorra, problemas con las fuerzas del orden, durante algunas salidas nocturnas. Pero sobre todo y lo más importante es que su chica está pensando seriamente en que deberían dejar la ciudad condal, algo que podría estar afectando seriamente los planes del jugador y su forma de verse en el equipo, aunque el nunca ha aceptado esa idea, pero quizás estén cambiando las tornas.