¡Bestial! Los pantalones de Lina Tejeiro revientan ¡mientras lo hace!

¡Menuda visión!

Parecía que la versión más peleona de Lina Tejeiro se había cansado de dar guerra y por fin una Lina más modosita y acorde con su cara angelical había vuelto a la vida.

Pero no, sólo es apariencia, la modelo más guerrera sigue llenando las hojas de las revistas y las de la sección rosa, ¡no podía ser de otro modo!

Cierto es que el estado de enamoramiento perpetuo en el que vive desde que conoció a Norman Capuozzo nos ha dejado ver a una modelo más aniñada, más simpática y más sonriente que nunca, pero cuando ha tenido que contestar o dar su opinión, la ha dado independientemente de Norman, ¡qué se prepare el susodicho!

Acompaña a su chico en viajes, comparte luna de miel con su amiga Carmen Villalobos y Sebastián Caicedo y con la excusa de negocios se recorre todos los rincones del mundo, ¡qué suerte y qué envidia!

Y se ve que en uno de esos momentos de turista, o de su vuelta a la niñez aunque sólo sea por un rato, Lina ha encontrado una bicicleta de los modelos más antiguos, de tres ruedas y de las que necesita una escalera para llegar al sillín, y sin dudarlo un momento, se ha puesto a probarla.

Pero, dada como es la modelo a llevar jeans y prendas de lo más ajustado, a la hora de iniciar el pedaleo, los pantalones ¡han estallado!, no han podido contener muslo y parte de sus piernas ¡quedan al aire!

Y si esto sería digno de drama para cualquier persona en la misma situación, Lina saca sonrisa y se pone a pedalea como si la última moda y el último grito en pantalones fueran los que lleva ella, marca moda y estilo ¡sin querer hacerlo!

Y todo por estar in love. Pues menos mal, porque con su carácter, no sabemos qué habría pasado de no estarlo.