“¡Paola Jara se operó tanto la cara que parece un caniche!”: Ojo a la foto

Los retoques estéticos no le sientan del todo bien

La polémica está servida. La duda entre la posibilidad de un corta y quita de Photoshop o de su paso por la manos de un cirujano y el consiguiente arreglito. En estas estamos con Paola Jara y la última de sus publicaciones. La posibilidad de una mala fotografía por culpa de una pose poco acertada también nos ha tentado, pero, a decir verdad, sabiendo del gusto de la cantante de rancheras por lucir perfecta en cada una de sus apariciones hemos creído más acertado echar la culpa a otras causas más posibles.

Cierto es que su cara se ve más afinada y menos redondita que de costumbre, que parte de sus carrillos han perdido volumen o han desaparecido como por arte de magia. Y su nariz más respingona y sus labios más voluptuosos. Cierto es que la cara de la intérprete se ve algo más diferente a la de la Paola que estamos acostumbrados a ver, pero dilucidar qué se debe a qué va a ser una tarea prácticamente imposible. Y eso que la artista ha reconocido en numerosas ocasiones que es una mujer presumida a la que le gusta verse bien en el espejo y a la que los cirujanos, de momento, no le dan miedo. Porque ha pasado por varias operaciones estéticas y que no dudaría en volver a hacerlo si pensase que es necesario. De ahí nuestro despiste. El caso es que se trate de cirugía o de artes informáticas nos gusta la versión de Paola más natural. La Paola a la que le gustan los cuidados, pero sin excesos. La de las fotografías y las poses al natural. La de los escenarios. Y eso que últimamente se está olvidando de ella para dar más protagonismo a este lado más trabajado, menos natural y más criticado. Y es que lo que realmente cuenta es su música y su puesta en escena. Que no se le olvide.