¡Paola Jara en la piscina! La foto "¡más bestia!"

A curvas le ganan pocas

Quién dijo que no se pueden cantar rancheras lejos de los focos. Quién sería el que dijo que el público sólo canturrea y acompaña si te ve en tu ambiente. A quién se le ocurriría decir que sólo los escenarios se hicieron para tararear letras y canciones y que el resto de los decorados sólo sirven para robar suspiros a sus artistas. Pues qué equivocados estaban. O eso, o Paola Jara también sabe de algo tan mundano y profano como el descanso. Al parecer, divas y menos divas compartimos esa singularidad, al menos, ya es algo. Lo mismo el cansancio de la cantante de rancheras se debe a la duplicidad de proyectos y trabajos que persiguen a esta colombiana sin dejarle un rato para su pasión, el mar.

Y es que nuestra celebrity ha decidido ampliar horizontes laborales y ahora, ha creado una nueva marca de ropa a la que ha bautizado con el nombre de Adamantina, la nueva incursión en el mundo de los negocios de otra de las nuestras y no carente de futuro y éxito en lo textil. Y para que esta nueva faceta le deje tiempo a lo que realmente le va a ella, a cantar y a recorrer ciudades con su música, la intérprete ha acudido a pedir ayuda a su  hermana, para que todo quede en familia. Y no sólo eso, para terminar de rizar el rizo, la maniquí de todos esos modelitos y diseños es la propia Paola. Porque nadie mejor que ella y su cuerpo para defender sus creaciones. Porque si la canción es lo suyo, las curvas tampoco se quedan atrás, ayudadas o no por cirugía, y avivadas por rumores sobre operaciones estéticas y falta de naturalidad. Y si los vaqueros, cuanto más ceñidos mejor, atrás no se queda el bikini, si son sus curvas las culpables.