Paola Jara presume de tamaño: lo saca ¡y se lo tocan!

La cantante nos tiene acostumbrados a otras cosas

Ponerle el título a su tema ‘Mala mujer’ y que en su vida se hayan multiplicado las críticas y las polémicas ha sido todo uno.

Y eso que ella es de las que canta despacito y a base de rancheras, que no sabríamos qué habría ocurrido de hacerlo de otro modo.

Y es que Paola Jara está en boca de todos y no sólo por su música, que ya le gustaría a ella. Y es que parece que los temas musicales están perdiendo terreno frente a la curiosidad y el querer saber de su vida privada y de sus posibles relaciones.

Entre el número de operaciones estéticas, su posible lío con Jessi Uribe y el consecuente divorcio de él y las últimas publicaciones de sus redes donde a Paola le tocan la retaguardia descaradamente, la cantante tiene muchos frentes abiertos.

Pero según dice, el mejor remedio para olvidarse de todo y centrarse en lo que le importa es subir a un escenario y comprobar cómo le sigue su público.

La cantante cuida sus estilismos al detalle porque también cuida su cuerpo como la que más. Rutinas deportivas y horas de gimnasio le han proporcionado una voluptuosidad y unas formas que atraen lo mismo que su música, y así sube a los escenarios. 

Siempre marcando curvas, con pantalones ajustados que dejen a la vista tamaño y proporción, top justo o chaquetas que se abren para dejar ver lo que hay debajo, otra de sus prendas fetiches.

Y con cada uno de sus movimientos Paola saca retaguardia, o delantera soliviantando ánimos y dejando claro poderío, incluso a veces se anima a pegarse a alguno de sus músicos, tocándose espaldas y retaguardia, poniendo más énfasis en los temas y en el momento, que encima de los escenarios todo vale, aunque sea para presumir de tamaño, y de voz.