¡Parece de plástico! Nicki Minaj se ha hecho algo ¡en la cara!

La peor de sus decisiones

No sabemos por qué las que se dedican al género urbano tienen cierta tendencia al uso y abuso de colores, abalorios y de complementos sin ninguna necesidad.

Se ve que la profesión lleva implícito el exceso y que los representantes disfrutan derrochando lo que para ellos es glamour y para nosotros su falta.

Seguro que a Nicki Minaj le importa menos que nada que nosotros no estemos de acuerdo con su atuendo, sobre todo desde que ha abandonado la soltería y ahora se ha convertido en la señora de Kenneth Petty.

La rapera que ha alargado su nombre añadiéndole el Petty de su ya marido ha sido la encargada de dar la buena nueva a sus seguidores a través de sus redes, al más propio estilo Nicki. Ceremonia discreta, posibilidad de ampliar familia en el aire y música, así es como dice que  ha sido.

Acaba de terminar de colaborar con la casa Fendi para el diseño de varios bolsos que han vuelto locas a sus seguidoras al ser tan extravagantes y tan difíciles de ver como la misma artista.

Y decimos difícil de ver porque en una de las publicaciones de la cantante hemos descubierto una Nicki que parece ¡haberse transformado!

Ni nos sorprende ni el pelo a dos colores ni el peinado, tampoco el colorido ni el estampado chillón de su camisa, ni sus cejas pintadas en exceso, ni sus pestañas postizas kilométricas ni sus lentillas de color. No nos sorprende nada de esto por separado. Lo que nos sorprende es el resultado y el aspecto que le da a la cantante, ¡Nicki parece una muñeca de plástico! No hay duda de que se ha pasado y que su aspecto no es el esperado.

Y es que los excesos no son buenos, seas del género urbano o no lo seas, ¡menos mal que le salva la música y sus temas!