Paulina Vega se sube la falda (y enseña esto)

La sorpresa menos esperada

Esto de llevar a tu país a las cotas más altas de la guapura y la perfección tiene que ser lo más. Esto de ser considerada la mujer más guapa a lo largo y lo ancho de todo el mundo son casi palabras mayores que no sabemos ni cómo pronunciar. Esto de los premios, la fama y ser guapa, tiene su miga y su aquel. Paulina Vega sabe de todo esto y de más. Porque para Paulina el tema de la belleza, de los concursos y la competición entre casi iguales no ha sido nuevo nunca, la suerte de venir de una estirpe de mujeres todas ellas con las medidas y los atributos necesarios como para considerarse candidatas más que cualificadas y dignas representantes de su tierra en estos concursos. Pero como la mayor parte de las veces relacionamos belleza con con mundos superficiales sin ningún tipo de interés más allá de los pintalabios y los estilismos perfectos, la modelo ha sabido dirigir sus intereses hacia otros derroteros que no suponen ningún ingreso a su ya abultada economía pero que hacen que su empatía salte a la palestra. 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Cuándo un par de botas logran darte extra seguridad 💥 Encuéntralas en @falabella_co !

Una publicación compartida de Paulina Vega Dieppa (@paulinavegadiep) el

Paulina es Embajadora Mundial para la Seguridad Alimentaria por la Stop Hunger Now (Paremos el Hambre Ya), una organización internacional sin ánimo de lucro. Aunque también tiene intereses más mundanos que divide entre sus desfiles, su trabajo de marcas de lujo y su faceta de empresaria de moda que si bien hacen que su agenda esté llena de compromisos, también ayudan al aumento de tamaño de su cuenta corriente. Quizás ahora también tiene intención de dedicarse al diseño de zapatos, botines o sandalias con la que posar en modo propaganda. Quizás no es nuevo que funcione muy bien como reclamo. Porque sabe que no tiene mas que levantarse la falda y dejar que se vean para colgar el cartel de agotados.