La piernas de Sara Corrales (“¡Ni Jennifer López!”) lo petan en Instagram

Escandalosamante trabajadas

Atentos porque esto es de lo de no poder quitar la vista ni pestañear. De quemarte la retina y el fondo del ojo. De no poder cerrarlos por miedo a perderte algo y no volver a verlo más. Esto va de Sara Corrales y de lo que se dice tener y hacer propaganda de ello, porque bien puede. Y es que la colombiana tiene un cuerpo de escándalo esculpido a base de muchas horas de gimnasio y de baile y lo luce y lo pasea con el mayor de los orgullos y con estilismos de lo más favorecedor. Le gustan los cortos que son cortos de verdad y los ceñidos que no dejan suponer. Le gusta enseñar sin caer en lo ordinario y lo carente de glamour. Le gusta insinuar con estilismos y con la mirada, y a nosotros, que lo haga. Y si no hace mucho vitoreabamos las piernas de Jennifer López a pesar de sus 50 primaveras, hoy nos toca hacer lo propio con Sara. Incluso nos atreveríamos a animar a JLo a que se hiciese a la idea de que las nuevas glorias corporales están ganando terreno a las de siempre en esto de la fama corporal. Andarse con ojo ya no es suficiente

Con un traje azul eléctrico de los de elegancia a la milésima potencia, la modelo le resta sobriedad al conjunto añadiendo shorts muy shorts al conjunto. De los de las piernas musculosas y eternas para no pestañar. Y por si fuera poco y para terminar de alterar ánimos, bajo la chaqueta del conjunto tan sólo hay un top, de los de ombligo al aire y abdominales a mogollón. Que su trabajo también le cuesta. Brazos cruzados y manteniendo la mirada. Porque sabe que a nosotros nos va a costar. Que los ojos se desvían hacia otros lugares, que esa era la intención.