Pillada ¡bomba!: Elizabeth Loaiza sale de la cama así

¿Puedes creerlo?

En el arte de levantarse, de amanecer según suene el despertador y salir de la cama debería existir un manual sobre cómo hacerlo con una pizca de glamour, por lo menos para la común de las mortales.

Y si nadie se anima a ello, tendríamos que plantearnos el plagio, la copia a nuestras celebrities porque en todas ellas lo peor de este momento parece no existir. Elizabeth Loaiza no podía ser menos en eso de lucir como nadie recién levantada, qué gusto y qué suerte la de la modelo. Eso de no tener ni rastro de ojeras, de tener los ojos limpios y claros, sin legañas y el cutis perfecto sin una gota de rímel a pesar de haberlo limpiado a conciencia la noche anterior tiene que tener truco. O muchos.

La elección del pijama, de la prenda con la que pasar la noche también tiene mucho que ver, porque no vale cualquiera. Se ve que para la maniquí están desterrados todos aquellos tres tallas más grandes que nuestro propio cuerpo y con estampados más propios de cuando tenías de ocho años.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

No importa qué hora es, aún estás a tiempo (para lo que sea)!!!. #pijama @percheroni_official ❣️🌟🙏

Una publicación compartida de Elizabeth Loaiza Junca 🕊🇨🇴 (@elizabethloaiza) el

A Elizabeth le va el raso, lo suave y lo ligero.  Y no se le puede echar la culpa a que sea dueña de un negocio de pijamas -que tienen poco de pijama y más de prenda sensual- ni a que ella haga de modelo para los mismos. Es que Elizabeth tiene buen gusto y sabe lo que le va.

Para remate del momento salida del sol previo café que valga, Elizabeth se atreve con un selfie, como si eso fuera lo más normal del mundo, y nos tira un beso, para animar. Que en esto de amanecer la cosa es levantarse con sonrisa, independientemente del pijama que se tenga. Aunque si es de raso, parece que la cosa cambia.