¡En la piscina! Sara Corrales presume de tener eso ¡más duro que nadie!

La modelo nunca decepciona

Por algo dicen que la envidia es uno de los pecados capitales que hace sitio a todo hijo de vecino, porque nadie se libra de sentirla alguna vez en su vida, aunque digan que es de las ‘envidias sanas’, de esas que no existen.

Y es que cada vez que vemos a Sara Corrales, el género femenino al unísono peca, y con motivo.

Da igual que se ponga lo que se ponga, se peine como se peine e incluso ella misma diga que va sin arreglar, es y está divina en todas las ocasiones, cuando va de largo por ir de largo y cuando toca el casual, por ir de casual, como para no pecar.

Últimamente se le ha visto vestida con traje blanco, por eso de potenciar el color de su bronceado después de unas vacaciones eternas, y aunque lo cierto es que no dejaba ver ni un pedacito de su cuerpo, Sara estaba increíble, ¡todo le sienta bien!

Y para coger ese bronceado que tan buen color le ha dejado, la modelo fue a la zona de la Riviera Maya con una maleta en la que la única prenda que se podía encontrar dentro eran bikinis, de lo más mini y de lo más favorecedor para su anatomía.

Así es como la hemos encontrado en la publicación de hoy, luciendo palmito, enseñando abdominales durísimas ganadas a base de horas de gimnasio, luciendo brazos tonificados, piernas torneadas y todo ¡perfecto!

Después de verte seguro que los que dicen que su cuerpo está perdiendo las formas femeninas se lo piensan dos veces, porque está claro que a femenina y divina ¡no la gana nadie!

Nos queda la envidia de abdominales, de piernas y de brazos. Y de cómo le sienta el traje de baño. Volvemos a pecar por tu culpa, Sara.