Primero fue Kobe Bryant y ahora esto ¡Lebron James está hundido!

Su esposa está muy encima de él

El Rey ha vuelto, sí, pero a casa. La vida de una estrella de la NBA y no una cualquiera sino de Lebron James, El Elegido, no es fácil para su familia. A las largas giras de su equipo, Los Ángeles Lakers, en un calendario, como es el de la máxima competición mundial de baloncesto, absolutamente frenético, se unen las rondas finales, los Play Off, a los que no suele faltar, lo que deja a su mujer poco tiempo para estar con la estrella angelina. Sin embargo ahora el 23 de la Fiebre Amarilla necesita su apoyo más que nunca, corren tiempos difíciles para uno de los mejores jugadores de siempre.

Para algunas opiniones ya le disputa el cetro incluso al mismísimo Michael Jordan, aunque eso sean palabras mayores; His Airness posee ni más ni menos que seis anillos, por los tres del de Akron, y eso que la estrella de Chicago se retiró en la cima durante dos temporadas. Con todo, es indiscutible que Lebron y su equipo dominan con puño de hierro esta temporada tras, eso sí, quedarse sin las rondas por el anillo la temporada pasada. Este año pintaba bien para Lebron, pero ha resultado todo lo contrario.

Si hay algo que ha unido a los dos 23 últimamente es su profundo cariño y dolor por la muerte de otro de los mejores jugadores de todos los tiempos, también de los Lakers, como fue Kobe Bryant. Este durísimo palo dejó con lágrimas en los ojos a las dos leyendas, unas que aún tienen que secar. Sin embargo puede que no sean las últimas ya que Lebron tiene más amigos y compañeros de profesión que ahora se encuentran en una situación delicada provocada por la pandemia por coronavirus.

Uno de ellos, Kevin Durant, ha sido rival sobre la pista en la disputa del cetro de la NBA en las últimas temporadas, pero también un amigo fuera de las pistas y en las concentraciones con la selección de Estados Unidos. Y Durántula ha dado positivo por coronavirus en las últimas fechas, algo que tiene preocupado a Lebron. La otra cosa que tiene intranquilo a The King es que ama por encima de todo la competición y, con el patógeno circulando, no sabe si volverá a jugar al baloncesto esta temporada. Tres duros golpes que ha de encajar rápidamente y confinado.

De ahí que el apoyo de su mujer, Savannah James, sea fundamental en estos meses complicados. Ella ha declarado que le encanta tenerle en casa, aunque, conociéndole y viendo el drama de la gente, ha dicho que le gustaría que fuera por otras circunstancias diferentes a la epidemia global.