¡Problemas! Que está pasando para ver a Miley Cyrus ¡con estas pintas!

La cantante pone esta cara

La situación que se está viviendo en todo el mundo dado la alarma provocada por el coronavirus está empezando ya a causar estragos, y eso que llevamos una semana sin salir de casa. Hasta en Hollywood están empezando a cambiar totalmente sus rutinas llegando al punto de mostrar una cara que nunca antes se había visto. La cantante Miley Cyrus ha confesado a través de Instagram su nueva forma de vida.

Ni si quiera se preocupa por su imagen, hasta el punto que confirmó que ha aprovechado este distanciamiento social para vestirse mucho más cómoda. Cyrus admitió que no se ha cambiado de sudadera y los mismos pantalones de chándal en sus primeros cinco días sin poder salir a la calle. Las restricciones para quedarse en casa en Estados Unidos no han hecho más que empezar y Miley parece que tampoco tiene pensado cambiar de vestuario, el uso constante de sus dos prendas favoritas en estos momentos va para largo.

La cantante de ‘Slide Away’ ha comenzado una especie de programa de entrevistas a través de las redes, contando en su segunda entrega con una de sus enemigas del pasado, Demi Lovato. Un programa intenso y sincero en el que ambas confesaron las dificultades a las que se han tenido que sobreponer para llegar a la fama, además de los problemas que sufrió Demi recientemente que acabaron con ella en estado grave en el hospital. Su relación comenzó cuando ambas eran chicas Disney, pero la gran tensión entre ambas provocó incluso que se dejasen de seguir en redes sociales, problemas que ya han solucionado.

Miley se ha unido así a otras iniciativas de famosos para intentar paliar el aburrimiento de estar las 24 horas en casa y entretener también así a sus fans. Cómo las campañas de ‘streaming’ que están montando diversos futbolistas, pequeños conciertos en directo a través de la red o diferentes rutinas de ejercicios para realizar desde casa. Miley de momento consigue aguantar sin lamentos el no poder pisar la calle, y esperemos que siga siendo así porque parece que va para rato.