¡Quién fuera la barandilla! Sol Pérez se sienta en una y se la ve ¡así!

Solci no escatima en ideas de lo más original

Se nota que las ideas bullen en la cabeza de Sol Pérez y que no hay ni espacio para el aburrimiento ni ganas de lo de siempre. Solci innova, se lo pide el cuerpo y la cantidad ingente de ojos que la mira. Y no es plan de decepcionar.

La chica del tiempo más dicharachera de toda Argentina ha encontrado una nueva fórmula para estar en el aire, en directo y dejar a televidentes y viandantes sin palabras. Sol ha sacado las cámaras a la calle y se ha liado a presentar su programa, sin más.

Cualquiera podría pensar que esto precisa de una preparación y una dedicación que no se resuelve en 5 minutos, pero con Sol las cosas no funcionan así. Sol dice e inmediatamente hace, sin premeditación y al momento para no echarse atrás.


Hasta una barandilla es buen asiento para que la presentadora agarrare el micrófono y se ponga a liarla con todo hijo de vecino. Claro que ni el decorado es casual, ni Sol se deja llevar por el ímpetu y elige cualquier cosa.

Rápido pero pensado con cabeza, así funciona Sol.

Y es que es genial que la argentina presente programa, se lance a la calle y los viandantes se paren a contestar. Pero es mejor que dentro de todo este escenario Sol deje a la vista la parte baja de su espalda, la causa de haber traspasado fronteras y el objetivo de sus rutinas y del tiempo que dedica al gimnasio.

¡Nunca antes la vimos así! Pero sí sabíamos de su talla, de sus formas y de la manera tan particular de regalar la vista de sus seguidores a base de enseñar curvas.

Sigue esforzándose todo por buscar nuevas formas de enseñar lo que ya tiene cuando los que miramos nos conformamos con verla y saber. Aunque su parte de atrás bien merece una barandilla, ¿no?