¡Recién salida de la ducha! Elizabeth Loaiza se fotografía ¡así!

La idea ha sido suya, todo un acierto

Cuando una se acostumbra a publicar en sus redes todos los días, incluso cuando no se tenga que decir, ni novedad alguna digna de divulgar se ve obligada a continuar con esto. Una forma de trabajo bastante más light que acudir a la oficina todos los días pero que supone un extra de imaginación, de inventiva y sino, de recurrir a lo que siempre funciona.

Elizabeth Loaiza siempre cuenta algo, la mayor parte de las veces, no es que necesite dar mucho aire a su profesión y a su anatomía, pero ahora que ya es una de las súper, el estar ahí y que te lean es de obligado cumplimiento. Se ve que ahora al estar inmersa en su carrera política cuida más los posados ligeros de ropa que cuando no era candidata, aunque tampoco los descuida, que su empresa de pijamas y de otras prendas mínimas en tela le genera buenos ingresos y mayor comodidad económica, si es que eso es posible.  

Pero como decíamos, cuando no se sabe qué decir porque ya se ha dicho todo, se recurre a las palabras que siempre funcionan, y ‘salir de la ducha’ es una de ellas. Dar los buenos días como quien no quiere la cosa con un atuendo que ha sido diseñado por sus manos y que le queda divinamente es un habitual. Aparecer con una bata mini mirando al horizonte y que se note su figura siempre triunfa. Y lo de la toalla en el pelo es un plus, un extra que combina con el momento y que hace que nos pongamos en situación. La cosa es imaginar cómo la modelo se acicala para una de sus sesiones, ver que lo hace como el resto de los mortales pero que el resultado en ella es bastante diferente. Y el escenario. Que tener las vistas de la ciudad de los rascacielos desde la habitación de tu casa sólo es alcanzable a unas pocas.