¡El regalo para la vista de Alexa Dellanos! ¡En su balcón y sin timidez!

La estrella bate récords de envidia

Quizá lo mejor que le haya podido pasar a Alexa Dellanos es la cuarentena y la reclusión a la que se ha visto abocada toda la población, a tenor por las vistas que tiene desde su mansión y por la tranquilidad que esta le brinda. La joven estadounidense no empezó el año con muy buen pie y pese a que haya asegurado que las polémicas no le pasan factura, sí parece que le han molestado algunas de ellas hasta el límite de hacer comunicados públicos en los que trataba de defenderse de ciertos ataques hacia su estilo de vida.

Ella luce espectacular y así se ve frente al espejo o la cámara de su móvil -su mejor arma para alimentar la maquinaria de fans que la alaban en Instagram- pero no todo el mundo opinaba lo mismo, por lo que se llevó de forma pública alguna crítica. De hecho, Dellanos ha sentido que ciertas de ellas eran dolorosas y gratuitas. Quizá la más insidiosa fue la que le echó en cara Alicia Machado, que se metió en enero directamente con su figura y con las modelos que abusan de la cirugía estética para lucir bien en ciertos entornos mediáticos.

Aunque el comentario quería parecer inocente, la hija de Myrka Dellanos percibió un ataque enfundado y reaccionó pidiendo públicamente explicaciones a Machado, que se hizo la loca. No fue la única. Precisamente también en televisión sufrió un análisis pormenorizado de parte del contertulio Raúl de Molina, el cual se sumó a la duda sobre la veracidad de la anatomía de la joven y célebre influencer, Dellanos, asegurando que algunas de sus líneas eran sospechosas, aunque, eso sí, espectaculares.

Todo este ruido perturba la paz interior y la armonía resultante de su idílica vida entre el lujo y la ostentación que disfruta junto a su novio, el artista Alec Monopoly, su perro y el reconocimiento de sus millones de seguidores. Ahora, en plena cuarentena, con el balcón de su enorme casa como escenario y el sol radiante de un verano que poco a poco se abre camino, Alexa se relaja de tanta polémica enseñando sin timidez cuales son las vistas que la reconfortan. Y la verdad es que el marco es incomparable.