¡Renée Zellweger no dejó opción al resto… ¡el premio fue para ella!

Los que apostaron por ella no se equivocaron

La historia de la vida real de Renée Zellweger es de las de película, nunca mejor dicho. A sus 50 años ha conocido las mieles del éxito, la caída en la profesión y posterior depresión y su renacimiento como actriz con el papel de Judy Garland. El jurado no tuvo duda a la hora de considerarla ganadora del Oscar a mejor actriz, ¡con su actuación no dejó opción al resto de las nominadas!

Charlize Theron, Scarlett Johansson o la tan nombrada Cynthia Erivo nada tuvieron que hacer frente a una Renée que bordó el papel de Judy, el de las actuaciones que se vio obligada a ofrecer por falta de dinero y la situación complicada por la lucha de la custodia de sus hijos. Ni había mejor actriz a la hora de defender el papel de la intérprete de 'El Mago de Oz’ ni se plantearon otras opciones, Renée encajó con el papel desde el minuto uno.

Para representar a la protagonista con la mayor fidelidad posible, Renée cuenta que estudió a Garland al dedillo, desde los gestos de la actriz –y que reproduce como si fueran propios- hasta la postura física tan característica de la intérprete. Tan estudiado y tan perfecto que le ha servido para llevarse el premio a casa, ¡ya hay dos estatuillas bajo el techo de Zellweger!

Con este papel la actriz quiso romper con ‘Bridget Jones’ y los personajes cómicos con los que siempre se le ha relacionado. Y con los resultados obtenidos hay que reconocer que no se le da nada mal.

Premios BAFTA, Globo de Oro y ahora una estatuilla confirman el buen momento cinematográfico que está atravesando la actriz.

Atrás quedaron las hojas de revista en donde sólo se hablaba de los retoques estéticos de una actriz que había caído en desgracia pero que hoy se ha levantado gracias a Judy Garland y a su empeño.