Rihanna toma el verano de Brasil en topless

'Su pistola' señala el camino

De Brasil a Barbados, su tierra natal, la reina de Bridgetown es una fuente de inspiración para artistas de pop, modistos y celebritis. Sin ir más lejos era la pequeña del clan Kardashian, y aspirante al trono, Kylie Jennerla que se enfundaba un body de leopardo que, aunque revolucionara a las masas, tenía su fuente de inspiración directa en la cantante.

Rihanna es la diva por excelencia y después de ella vienen el resto, para tratar de igualarla. Desenfadada o pulcra, sonriente o seria, provocadora o reivindicativa, sus looks son absolutamente rompedores, así como su capacidad para desinhibirse con total impunidad y que ello aumente su glamour al frente del estilismo. Su, de hecho, estilo se hace clásico y estudiado tan pronto lo luce, e, incluso, cambia los cánones o inventa otros nuevos.

Tal es su influjo. O si no, basta observar, para comprobarlo, sus posados para algunas de las revistas más importantes del mundo. Este es el caso de Vogue Brasil, para quien la cantante se tumbó sobre la arena blanca carioca, con una pamela y cientos de pulseras sin más prenda que un cullotte, y lucía espectacular. Muchos, en la foto, seguían la estela de su mítica pistola tatuada en su costado derecho que señala directamente a su pecho, en este caso al aire brasileño.

Un día después, la también actriz, empresaria o compositora, entre otras muchas facetas, regresaba a su Barbados del corazón en conmemoración del verano. Junto a un caballo, un short corto y en bikini, Rihanna consigue desde la sencillez un estándar a seguir. “La princesa” o “Bonita foto con una preciosa sonrisa” son algunos de los comentarios de sus fans. Resaltarlos a todos sería tan difícil como hacer que la cantante no resultara irresistible. Un imposible.