Rita Ora y Bebé Rexha la lían gordísima en RRSS y de confinamiento

Las cantantes son una fuente de polémicas continuas

Desde Londres a Nueva York, Rita Ora y Bebé Rexha parecen gotas de agua sobre el mundo de las celebridades. Ambas tuvieron comienzos complicados y las dos, pese a contar con nacionalidad británica y estadounidense, respectivamente, son de un origen similar. Y si podemos compararlas por sus inicios, tanto o más por sus escándalos, que ni son pocos ni pasan desapercibidos para los millones de fans que tienen por todo el mundo.

Como decimos estas dos divas de la canción, una inglesa y la otra americana, cuentan con un pasado (y orígenes) casi parejos, siendo Ora de familia kosovar y Rexha de parientes albaneses. De las dos, eso sí, solo Ora ha conocido desde sus inicios las tierras balcánicas, ya que de hecho nació en Pristina, la capital de Kósovo; mientras que Rexha proviene de padres de Albania -uno emigrante a los 21 años, su padre, y la otra albanesa residente en Nueva York, su madre-.

Pues bien, sendas divas, y esto no es noticia en el continente pero sí en el contenido, han estado llenando titulares en los últimos tiempos por sus escándalos asociados a una vida extravagante. En el caso de Ora se trata de una transformación radical de su persona que ha ido acompañada de una ruptura total con su pasado, reflejado como tal en Instagram, donde ha borrado todo el contenido anterior a su nueva fase, la era Bang. Y precisamente vuelve con una fuerza renovada, mutación en ciernes, tras ganar el pleito millonario con Roc Nation del rapero y productor Jay Z, marido de Beyoncé.

Y si la kosovar ha vuelto a nacer, tanto o más ha hecho Rexha, a la que se había dado por muerta en las redes sociales. Ella, acostumbrada a las habladurías en las RRSS sobre su persona y su vida, volvía a la carga desmintiendo, lógicamente, tal información y lo hizo con humor: “Cielos, me desconecto durante tres días y no solo estoy muerta sino que ¿he muerto por una sobredosis de drogas?". Y hay quien ha querido pasarse de listo con la cantante, asegurando que su última canción fracasó, a lo que la artista ha entrado al trapo con maestría: “Cierto, pero me quieren y sigo siendo rica”, frase aplaudida por sus más de 2 millones de fans en Twitter.