¡Salvaje mujer! ¡Cristina Hurtado no traga todo y se le escapa por la boca!

No ha dejado indiferente a nadie

Llega Halloween en las próximas fechas. En Europa la festividad se celebra desde hace pocos años pero ha llegado con fuerza y se ha asentado ya desde hace un tiempo como una de las fechas más divertidas del calendario. A aquellos que son amantes del miedo y de lo sobrenatural el día viene como anillo al dedo.

Una buena noche de Halloween empieza con un buen disfraz. Una buena cesta y a pasar casa por casa. Truco o trato. En España aún hay muchos reticentes a abrirse y todavía no abren la puerta cuando les llaman pidiendo chocolatinas y dulces. Pero lo mejor en este caso es dejarse llevar y disfrutar. Total, si no puedes contra ello, para que ponerse en contra directamente. Para adelante como los de Alicante.

 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

“No se vuelve más fácil, tu te haces más FUERTE”

Una publicación compartida de CRISSHURTADO (@crisshurtado) el

Una vez finalizada la noche y con la cesta llena de dulces vuelta al hogar. Una buena película de terror en buena compañía para dar buenos pellizcos y la noche ya está hecha. Inmejorable en todos los sentidos. Y si es con un poco de frío incluso sabe mejor.

Cristina Hurtado parece que también es de las que celebra Halloween. En Colombia llegó mucho antes que en Europa la tradición americana. La cercanía con los Estados Unidos hace que sus tradiciones calen y lleguen mucho antes a sur América que al viejo contienen europeo.

La colombiana se disfrazó el pasado fin de semana. Pero solo pudimos verle la cara gracias al selfie que ella mismo se hizo. Podemos verla como se le cae la sangre, entendemos que es atrezo, de la boca. No se la ha tragado toda. Una buena vampiresa siempre deja restos de sus víctimas para poder saborearlos mejor. Una foto que ha dado que hablar y que ha encantado a esa comunidad tan de modas como es Instagram.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de CRISSHURTADO (@crisshurtado) el

Vivan las tradiciones, sean de donde sean. Al final uno tiene que adaptarse. Qué remedio.