Sara Corrales se pone el pantaloncito más mini ¡y ocurre esto!

Sigue dándole forma

Se ve que el deporte cura todos los males o ayuda a superarlos, que sus resultados en el cuerpo hacen que el resto de los problemas de una queden en segundo plano, y de eso se trata. Y si ya antes Sara Corrales no dejaba las pesas y la cinta de correr, ahora que parece que se le ha torcido un poco la vida la cosa va in crescendo.

Sólo hay que verla para poder hacernos una idea del tiempo que dedica a tonificar cuerpo y músculos. Ni pizca de grasa ni gramo de más allí donde mires, sólo músculos. No es de extrañar que algunos digan que lo mismo sería bueno que dejara un poco de lado el deporte para que su cuerpo dejara de coger volumen y sus brazos y piernas regresaran un poco a su ser y no fueran objeto de críticas. Pero se ve que no. Se ver que Sara no quiere escucharnos. Porque ahí sigue ella con la ropa de deporte y la intención de seguir con ello, según publica.

Hoy parece que de entre todas sus rutinas es el turno del running, y si no lo dijera ella sus shorts la delatarían, y su top, también. Lo mismo echa a correr para no tener que escuchar lo que se dice sobre el 'ex' de Ariadna Gutiérrez y ella, sobre lo que significa el beso que se dieron y en qué puede acabar. O lo mismo no le apetece escuchar los comentarios sobre su nivel económico y los lujos de los que goza por culpa de unas publicaciones. El caso es que ya lo hemos dicho, el deporte hace más llevadero los disgustos del día a día. Y si con ello se contribuye al físico, mejor que mejor. Que Sara vive de ello, como para no cuidarlo.