Selfie en el baño. Yuliett Torres enfoca ahí ¡para que se lo veas!

La mexicana sabe cómo hacer que nos fijemos en ella

Si hubiera que llevar la cuenta de las veces que Yuliett Torres ha utilizado el baño como decorado para sus fotografías, nos faltarían dedos en las manos.

Y con las que ha utilizado el selfie nos pasa exactamente igual.

La conocida como Kim Kardashian mexicana ha cogido tal destreza a la hora de los selfies que debe ser de las poquitas a las que el momento autofoto le hace justicia.

Le favorecen, no teme que el objetivo se acerque sin piedad a su cara y se ve exactamente igual que si la viéramos al natural, sin filtros, ¡fotogénica hasta decir basta!

Pero la modelo fitness utiliza la técnica del selfie con segundas intenciones, que no sólo para dejar claro que sabe cómo hacerlos.

A Yuliett le interesa que veamos el tamaño de todo lo suyo en todo su esplendor, quiere que nos hagamos una idea de cómo es vivir con ese tamaño de retaguardia a través de fotografías, y quiere que sepamos lo que ocupa, qué talla gasta.

La mexicana es voluptuosa, no se puede negar, y si la delantera de la deportista es de las de quitar el hipo, la retaguardia es la que se lleva todos los vítores y aplausos, por descomunal y por grande, y por natural, al menos eso dice ella.

Y es en esa parte de su anatomía donde Yuliett concentra la mayor parte de sus esfuerzos deportivos, donde apunta con el objetivo de la cámara para hacernos llegar una idea de su tamaño y de la que más orgullosa está.

Y sí, nos gusta verla y nos gusta saber de lo suyo, pero hubiéramos preferido otro decorado, otro escenario o un espejo en otra parte.

Aunque si el tiempo apremia en la vida de Yuliett, lo damos por bueno. Nosotros queremos seguir viéndola, aunque sea con otro selfie y en otro baño.