¡Selfie con bomba! Karol G en el espejo ¡con un albornoz abierto!

Deja a la vista algo que quiere que veas

Celebrities y selfies parecen haber firmado un pacto tácito en el que para ser una de ellas tienes que atreverte con ese momento foto, guste o no.

Karol G se enfrenta al momento espejo, selfie y cara de foto con la misma naturalidad con la que se sube a los escenarios, sin ningún tipo de miedo y sin pensar en el resultado, porque curiosamente a ella, le da igual.

Tiene la suerte de ser gustada y admirada por su voz pero también por sus movimientos, incluso alguno dirá que también le va cómo viste y los colores que usa, lo tiene todo, ¡qué más da el resultado de una foto!

Está tan acostumbrada a todo que ya no hay sorpresa que valga, sólo le motiva el ser ella el motivo del asombro, el dejar con la boca abierta a los demás, sin importar lo que piensen y lo que vean, que para eso la artista es ella.

Y muy pocas se atreverían a hacerse un selfie gesticulando, guiñando un ojo e intentando hacer algo así como tirar un beso pero sin llegar a tirarlo.

Aunque en este caso, lo importante, lo que va a causar revuelo no es la foto, es el atuendo con el que se hace la foto. Porque Karol, con eso de llevar un albornoz sin abrochar quiere que descubras su tatuaje más oculto, el que tiene entre la delantera y que sólo es posible saber de su existencia con escotes enormes, con bikinis o con selfies que en realidad tienen otra intención bastante más diferente que la de enseñar cara.

Y así cumple con el protocolo de toda famosa que se precie de foto en el baño, publicada en redes sociales y hasta arriba de comentarios y de likes.

Si la música algún día no te funciona, plantéate lo de la publicidad Karol, que te viene de perlas.