El selfie de Carmen Villalobos con un tanga de infarto a lo Kim Kardashian

Exuberante es decir poco

Disfrutar de tiempo libre, dedicarse tiempo a una misma sin necesidad de andar mirando el reloj es uno de los placeres más compartidos por famosos y no famosos. Desconectar y relax. Lo que se dice descansar. Y Carmen Villalobos sabe cómo hacerlo. Ya nos gustaría a muchos desenchufarnos de la vida real aunque sólo fuera un rato con el sonido de las olas de fondo. Y con los pies embadurnados en arena de esa que te dice que estás lejos de tu lugar habitual. Y hacernos un selfie semejante al de la actriz para que algunos se retuerzan de envidia mientras te ven disfrutar. 

Digno de envidia, ¿no te parece?

Es muy habitual escuchar a la actriz colombiana sobre los cuidados que le dedica a su piel. En numerosas ocasiones ha contado que es supercuidadosa con ella. Que trata de evitar largas exposiciones al sol, que usa mascarillas después de los rodajes y que no se olvida de hidratarla jamás. Pero una es humana y de vez en cuando la tentación es mayor que la voluntad. Y es imposible no caer rendida a la tentación que combina playa y sol. Y eso que ser una persona conocida también tiene su lado menos bueno, incluso en la playa y de vacaciones. Los objetivos siempre al acecho dispuesto a cazar a famosas en un descuido restan tranquilidad a estos momentos. De ahí la intención de la actriz de intentar pasar desapercibida, de parecer una bañista o una turista más. Escondida bajo la sombra de un sombrero. Ocultando parte de ese rostro que nos es conocido bajo unas gafas. Haciendo difícil que se la reconozca. Porque Catalina Santana no pasa desapercibida. Porque la colombiana es una desconocida sólo para unos pocos. Y porque no hay mayor placer que disfrutar del anonimato enfundada en un bikini. Tomando el sol. Dejando a la fama, por un momento, en casa.