Se sentó ¡y se le subió! Anatasiya Kvitko pillada en la playa

Un descuido que va a dar mucho que hablar

Cuando se alcanza el nivel de fama y conocimiento de algunas de nuestras famosas, ni lo más mundano ni normal se puede considerar mundano y normal, porque al tratar a las nuestras, deja de serlo.

Y esto deberá estar pensando Anastasiya Kvitko después de haberla pillado en una playa como quien no quiere la cosa. La empresaria rusa no puede moverse de su casa sin que la persigan los fieles de sus curvas o sin que sus curvas la delaten, que para el caso, es lo mismo.

Dice la mujer del cuerpo más imposible jamás visto que eso de ser famosa es genial en muchas ocasiones pero que en otras una no puede ni moverse, ni pestañear sin esperar a que los comentarios, de fieles y menos fieles llenen redes. O te aúpan a lo más alto, o te hunden en la más profunda de las miserias, a saber qué suerte le ha tocado a ella.

Hablar de Anastasiya y hablar de todo lo suyo es ir sobre seguro. Sabe que gusta, sabemos que no defrauda y que además, nos da, no se puede pedir más.

Es por eso que esta vez la modelo curvy sí que ha sido pillada en renuncio, sin casi enterarse. Sentada en la playa, de lado, dejando a la vista el tamaño de lo que la ha llevado a lo más alto, la maniquí se dedica a contemplar el paisaje mientras sus seguidores se entretienen contemplando retaguardia, tamaño y volumen concentrada en la misma persona.

Es una de las pocas ocasiones en las que Anastasiya parece no hacerlo adrede, pero, con la postura el mini vestido ha comenzado a subirse y por lo que se ve, si la modelo no cambia de postura va a terminar llegando a la cintura y dejando al aire lo ¡que no puede enseñar!

Para una vez que nuestra famosa está tan tranquila sin hacer gala de todo lo suyo y la pillan con el vestido subido. Hay que ver Anastasiya, no se puede desconectar.