Shakira y Gerard Piqué de nuevo en el ojo del huracán ¡Terrible!

La pareja pone el foco en su problema

Desde que vivieran uno de los mejores veranos de sus vidas -y ya de paso aportando su granito de arena para que también fuera uno de los más importantes en la vida de media España con la consecución de la Copa del Mundo por parte de la Selección española- allá por 2010, la pareja que forman Shakira y Gerard Piqué se ha mantenido unida contra viento y marea, y eso que algunos problemas que el resto no vemos hacen acto de presencia cada cierto tiempo. De hecho, no han carecido de instantes difíciles, saliendo ahora a la luz uno muy concreto.

Y es que, si era la diva colombiana la que primero ponía el foco en la dificultad de ser una buena madre siendo famosa, ahora ha sido el propio jugador del FC Barcelona el que ha hecho lo propio en una entrevista concedida por el deportista a la cadena autonómica catalana TV3, donde ha llamado la atención sobre diferentes elementos que dificultan el crecimiento y educación de unos hijos a la sombra de dos personalidades tan conocidas.

Sobre ello, el central habló de algunos métodos que utilizan como padres para asegurarles una mezcla de valores, autosuficiencia y autoestima que les sirva como armas para defenderse cuando sea que crezcan. En este sentido, una de las más curiosas señaladas por el jugador del Barça consiste en hacer justo lo contrario de lo que hacían con él sus padres; es decir, dejarles ganar. Piqué comentó que a él nunca le permitían ganar y que él, a veces, hace todo lo contrario con sus hijos para no sumarles presión; justo la que se traen consigo la cantante y el jugador.

Quizá ese sea el motivo del tipo de celebración de cumpleaños que en febrero tuvieron ambos en la más absoluta intimidad, con unos pocos familiares y sus dos hijos, Sasha y Milan. Hay que decir que lo tienen relativamente fácil para organizarse año tras año ese día, ya que ambos suman edad el mismo día, aunque se llevan una diferencia de diez años en favor de la de Barranquilla. En definitiva, sus hijos y su vida privada son ese reducto que no quieren perder Shakira y Piqué, ese por el que luchan cada día como pareja.