Sol Pérez se baja la cremallera, se hace un selfie ¡y no está sola!

Tiene buenos motivos para querer hacerlo

Sol Pérez es de las que corre, de las que llega la primera a todas partes porque se adelanta a pensamientos y acontecimientos.

Ahora que está profundamente enamorada de su novio, aunque se conocen desde hace relativamente poco, Solci ni escatima en fotografías que muestran lo in love que están ni deja que el resto del género masculino respire a base de posados de lo más subiditos de tono, no cambia.

La excusa es que ha sacado una línea de bañadores con su nombre y tiene que lucir palmito y tela para vender, pero ya nos conocemos.

De vacaciones con su reciente novio en unas playas de Brasil, la pareja ha aprovechado para conocerse, tomar el sol y decirle a todo el mundo que el amor a primera vista es posible, y sino que sólo tienen que verlos a ellos para darse cuenta de que existe, tan cierto como que Papa Noel vive en tierras frías.

Y no sabemos si es como revancha a la boda ultrarrápida de Pampita, si de verdad se gustan o si todo funciona a esta velocidad en la vida de Sol, pero la cosa parece que marcha, al menos de vacaciones.

Por eso, cuando nos encontramos con un selfie de la pareja de moda, lo primero que pensamos es en el amor y luego en la propaganda y en la publicidad que Sol va a conseguir con ello.

Y es que es un selfie de los suyos, de los de la cremallera de su jersey sin llegar a abrocharse porque así enseña lo suyo pero al lado de Guido Mazzoni, el hombre que le ha quitado el aire y al que ella parece haberle hecho lo propio.

¡Menuda foto te has currado, Sol!

Ahora a pensar en el próximo paso, que de aquí al altar hay un paso y a ti te gusta la velocidad. Lo mismo lo próximo, quien sabe.