¡Sol Pérez en la cama! La foto bomba: ¡Atención a lo que enseña!

Se avecina bochorno y calor para la chica del tiempo

La Sobri de Pérez está de bajón, o al menos, eso parece. Se ha olvidado de las reglas no escritas que marcan el estilo y el glamour de toda celebrity que se precie, del decorado que ha de acompañar a cada instantánea y de la prohibición de selfies y similares porque ya conocemos el resultado de la gran mayoría. Se avecina bochorno, calor y oleada de críticas para la chica del tiempo más caliente. En realidad muy mala del todo tampoco es que sea la publicación. Que la modelo ya sabe que nos gusta saber de su vida y es todo un acto de valentía publicar de esta guisa. Lo malo de la fotografía en sí son los detallitos, las cosas de más. 

No hay nada de extraño en verla ligerita de ropa, underwear gris similar a los bikinis con los que suele deleitarnos y a los que tan acostumbrados estamos. También podemos dar por bueno esa toalla enrollada en la cabeza que nos dice que acaba de salir de la ducha, sin gota de maquillaje y con el objetivo bien cerca de la cara, que se note que no le dan miedo ni los flash ni la naturalidad del momento, aunque el gesto de duda de la argentina clama al cielo. Tampoco es que tenga demasiada importancia una cama con un nórdico simplemente estirado. Pero, la colección de cojines apilados en el fondo, de cajas y de bolsas, podría habérsela ahorrado. Que ahora se corta y se recorta fotografía con la mayor facilidad. Que si vemos orden y todo puesto en su sitio en tu anatomía, nos distrae el desorden del fondo. Que nos gusta centrar la atención y la vista en lo que nos gusta e interesa, y no que se nos vayan los ojos a lugares que poco o nada tienen de interés. Que nos gustas Sol y el resto, nos sobra.