¡Sol Pérez se equivocó de talla! Y el bikini no puede con tanto

Lo normal en Solci

Lo hemos dicho en muchas ocasiones, el tamaño sí importa y a veces, demasiado. Que lo de lucir retaguardia y delantera como la que más es lo más, pero que de vez en cuando esto es un problema también es cierto.

Sol Pérez está llegando a tamaños dignos de récord o por lo menos de planteárselo. Eso del gimnasio y del patinete comienza a parecer insostenible, por lo menos para evitar dolores de espalda y para seguir contoneando la retaguardia con la misma gracia y soltura que hasta ahora.

Después de hablar del tipo de juguetes para adultos que le gusta tener en casa, va la celebrity y sorprende como empresaria de trajes de baños. Porque Solci, aunque vaya de despistada, es lista.

Se ve que se ha dado cuenta de que si cuerpo atrae, lo mejor para él es la falta de tela, y nada mejor que bikinis, trajes de baño o bañadores que no lo son escasos en tela y que permitan que se luzca, la forma de ser de la conductora.

Y aunque parezca difícil contener toda esa cantidad de naturaleza concentrada en un único cuerpo, la que fuera chica del tiempo, lo hace, aunque sus curvas amenacen con escaparse por cualquiera de los recovecos del bikini.

Sensualidad a rabiar, cuerpo digno de alabanza y curvas, se mire donde se mire hay curvas. Y naturalidad. Porque Sol sabe que lo que todo lo suyo necesita ser mostrado, que sus seguidores se lo piden y a ella no le cuesta hacerlo. La presentadora del tiempo más llamativa, la que  más provoca  y más suspiros levanta.

Y esta vez la excusa es un bikini, pero en la mayoría de las ocasiones lo es cualquier estilismo que deje bien claro qué es lo que tiene Sol, y por qué está ahí o cómo nos puede gustar tanto. Y es que Sol sabe cómo hacerse desear.