Sol Pérez lo aprieta como nunca y lo enseña ¡Ni Demi Rose! ¿Explotará?

Con esta estrategia se convierte en la reina indiscutible de Argentina

Hasta finales del pasado año, justo durante la votación política de la ciudadanía para elegir a sus representantes, todos los hombres y mujeres de Argentina (y muchos fuera de sus fronteras) mantenían sus esperanzas sobre encontrarse con Sol Pérez, el cuerpo, y ganarse su amistad o quién sabe si algo más. Sin embargo fue allí, en plena votación cuando la ilusión se tornó en decepción para todos ellos porque la chica del tiempo hacía público que tenía novio. Y no un cualquiera. Le ha elegido bien y no se separan, con su ayuda tiene controladas a muchas de las grandes personalidades de su país.

Él es Guido Mazzoni, un musculoso empresario dedicado al ejercicio de alta intensidad que tiene atrapadas a varias de las caras conocidas con sus dinámicas de entrenamiento. Concretamente práctica crossfit, una disciplina nacida en Estados Unidos y que es perfecta para ponerse rápidamente en forma y ganar unos atributos que pueden parecerse (aunque sea remotamente) a los de Sol. Pues bien, a ella se han unido cuerpazos como el de Ivana Nadal, Jessica Ciro o Candela Ruggeri, a los que ahora Sol puede observar de cerca en su evolución.

Una cosa está clara, viendo a todas estas esculturas humanas de la nación del astro rey y vislumbrando no solo el cuerpo de Sol, que nadie se cansa de mirar, sino el de su actual pareja, la cosa de ganarse su corazón se complica, al menos sin tomarse la molestia de enfrentarse a un entrenamiento de considerable intensidad como es la práctica deportiva norteamericana. Que a la porteña se la haya denominado la Demi Rose latina o pueda hacerle sombra a la británica no es casual. Y si no, miren.

Observen los resultados de los entrenamientos que se gasta la pareja de moda en plena crisis por el Covid-19. En una maniobra de equilibrismo y a la vez de suma fuerza y coordinación, tanto Sol como Guido se fusionan en una figura que obliga a la argentina a apretar su poderosa musculatura posterior para soportar el peso de su chico, ¡y nos lo enseñan!. Quizá los más de cinco millones de seguidores de Sol Pérez aún no alcancen a los más de 13 de la de Birmingham pero con Guido a su lado bien puede conseguirlo. De momento, en lo de estar en forma le da mil vueltas.