“¡Sonia Isaza se ha operado la cara!” El new look: “¡Irreconocible!”

Identificarla supone un gran esfuerzo

Esto va de jugar a las adivinanzas. De ver quién es el primero en reconocer a algunas de nuestras celebrities tras su paso por el bisturí, su exceso de maquillaje y atrezzo o el uso abusivo del Photoshop en el rostro, cuerpo o en donde se pueda y quiera. Y si no las reconocemos a la primera y nos da por pensar que no estamos muy puestos en esto del famoseo y que fallamos en conocimientos básicos de la sección rosa, tranquilidad, que las modificaciones son tan brutales y extremas que en lugar de una vieja conocida  muchas veces estamos ante un nuevo intento de réplica. No sabemos si Sonia Isaza le ha cogido gusto a esto de remodelar y redefinir su rostro con el Photoshop o si que sus asesores o sus más íntimos comienzan a fallarle y no se atreven a decirle que esta nueva manía suya comienza a rozar el disparate. 

Sus motivos tendrá, pero no logramos entender el empeño de la modelo de fitness en ello. Si ya tiene un cuerpo escultural que machaca a base de muchas horas de gimnasio, los retoques no le hacen ninguna falta. Si es guapa, si el atractivo no le falta y la simpatía tampoco, el Photoshop sobra, está de más. Porque ahora, al verla es imposible no recordar la cara de una de esas muñecas de cuando eramos pequeñas y que aún en día hoy venden. Que no le hace falta rellenar pómulos, estirar ojos o recortar la nariz gracias a un ordenador, que nos gusta su cara así, al natural, sin todo esto. Y ya metidos en harina y si se nos permite, Sonia, vuelve a tu castaño de siempre. Deja el rubio platino y los teñidos para otras, que queremos verte y reconocerte a la primera sin tener que dudar.