Tammy Hembrow la enseña con su mini ¡Kim Kardashian flipa!

¡Insuperable! Atención a esta barbaridad: se agacha y agarra esas bolas

¿Cómo conseguir combinar las fotografías más picantes de internet con un cuerpo de escándalo y tus hijos de por medio? Este es un mérito en el que puede decirse que Tammy Hembrow ha conseguido superar a su amiga Kylie Jenner y a su hermana Kendall y, por supuesto, al resto del clan, con Kim Kardashian a la cabeza. No es raro encontrarse con fotos de la australiana muy subidas de tono (su cuerpo casi invita a que todas sean de este calado) en las que aparece junto a sus prole.

Y aun así gustan. No hay contradicción. Es una maestra del asunto. Ahora bien, donde está poniendo todo y más son en aquellas sesiones en las que aparece sola, ya sea en una paradisiaca playa o en su casa, en un bar o un local, donde Tammy Hembrow posa con un micro bikini, una mini falda, un pantalón hiper ajustado o unos leggins que parece le van a reventar por la presión de sus enormes y bien formados glúteos.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

@saskicollection JUST DROPPED 💕 go go go go

Una publicación compartida de ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀Tammy 🦄 (@tammyhembrow) el

En esas es donde sus fans se vuelven locos a compartir comentarios, opiniones, sugerencias y, por supuesto, likes, que la modelo recoge con una sonrisa y una invitación a enamorarse más de sus curvas imposibles. El doctorado en poses sugerentes de Tammy casi no tiene parangón en la red social Instagram. Allí es una de las más seguidas en su género, al menos en el continente más alejado de cualquier punto neutro del planeta.

Y a quien más competencia hace es a las Kardashian, que han alucinado y flipado con la última aparición de Tammy ¡jugando al tenis! Y ojo que viene curvas, porque la modelo se sumió en el deporte de Rafa Nadal y su compatriota Lleyton Hewitt, recogiendo pelotas, agarrando la raqueta y subiendo a la red pero con una mini falda que no oculta nada, un top que lo hace menos y una posición en la que se la ve muy suelta agarrando bolas. Una barbaridad.