'El tiempo del descuento': Adara pone condiciones a Gianmarco

Y las tiene que cumplir fuera de la casa

Estamos en el momento de mayor auge de los concursos estilo reality. Entre ‘La isla de las tentaciones’, el pasado Gran Hermano y el no muy futuro ‘Supervivientes’ vivimos una vida que ni es nuestra ni es verdad. Aunque algunos de sus concursantes, véase Adara Molinero y Gianmarco se empeñen en continuar con el mismo ritmo y con el mismo rollo una vez que se acabe el programa.

Se quieren con locura, o eso dicen.

Adara pudo subir a la casa donde se encuentra encerrado Gianmarco por decisión de la audiencia y se quedó a pasar la noche. Mucho cariño, mucho tono pastel a la hora de hablarse y pocos ojos para nada más que no fueran ellos.

Que le quede claro a España, amor como este no hay dos.

Conocedor de la ruptura con Hugo, el italiano se ha convertido en la recién estrenada pareja de Adara, eso sí, con la condición de que si algún día vuelven a enfadarse –algo hipotético visto el amor que se tienen- el concursante tendrá que cogerle el teléfono sin pensarlo.

Se nota que Molinero todavía se acuerda del poco tiempo que pasaron juntos al terminar el anterior reality y de los enfados y los malentendidos entre ellos que llevaron al italiano a no atender el teléfono cada vez que Adara le llamaba.

Promesa de atención eterna telefónica y en persona, en esto ha quedado la cosa.

Adara no se ha olvidado de pedir votos en favor de su chico para que termine como ganador del programa y se haga con el puñado de euros del premio.

“Es una buena persona”, o “lo merece” o “me haría muy feliz que ganara” es la simpleza de discurso que ha utilizado para apoyar a su nuevo chico.

Esperemos que las palabras que intercambia con el concursante sean más expresivas y elocuentes que las que ha utilizado para convencer al público.