“¡Toda la playa la mira!”: Sonia Isaza y su bikini bomba

Como para no mirar una y otra vez

No imaginamos ni cómo se deben sentir nuestras famosas cuando saben que a su paso todas las cabezas se giran para mirarlas. Vaya subidón de ego y de autoestima. Qué chute de poderío y valor. Que ya no es sólo porque se las conozca como celebrities, como imagen de marcas, modelos, empresarias o mujeres de otros guapos, que las nuestras saben buscar el giro de cabeza, los comentarios y los chismes de motu propio, sin ayuda de aledaños. Provocar y no dejar indiferente a nadie. Y para eso, cualquier excusa es buena. Bikinis, ceñidos o pantalones imposibles entran dentro de todas las combinaciones usadas. Cuanto más extremo mejor, cuanto menos visto más llamativo. Y cuanto más estilo Sonia Isaza, más murmullo y más cotilleo, porque en esto de hacer y remover ánimos, Sonia es una experta.  

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

ATRÉVETE A VIVIR!!!❤️🤪 . FELIZ NOCHE!💋

Una publicación compartida de Sonia Isaza (@niaisazaoficial) el

Ya ni nos extraña ni casi nos asombra verla todos los días en sus horas de gym y de machaque corporal para aumentar tamaño de músculo y disminuir cantidad de grasa si la hubiera. Ya hemos acostumbrado a la retina a verla manejar aparatos de tortura que se encargan del volumen de un cuerpo no menos voluminoso. Incluso, ya sabemos que la extravagancia en modelitos y estilismos le va, que le va demasiado. Pero lo de lucir sus abdominales y todo el conjunto de músculos a la vez con un mini bikini rosa mientras se vanagloria de cuerpo y estampa en la playa ya es de nota, y de las altas. Porque quién no va a girar la cabeza y el cuerpo entero al ver semejante espécimen contoneándose en el agua. Y la culpa no solo es de músculo, de bikini y de cuerpo tostado hasta decir basta. La culpa es de la propia Sonia y no de las cabezas que se giran para mirar.