¡Todo abierto! Bella Thorne quiere que le veas el tatuaje ¡y lo consigue!

Las polémicas le van

Desde que Bella Thorne ha aparcado su faceta de actriz y le ha dado rienda a aquellas otras cosas que siempre quiso hacer, la ex chica Disney es otra.

De momento ha salido victoriosa y con laurel en mano de una especie de competición fílmica de pelis para mayores, se nota que acabó hasta los pelos de las cintas para niños en las que ella era la protagonista y que le va mejor cambiando la edad del que está al otro lado de la pantalla, ¡todo un acierto!

Ha hecho público su gusto por tener pareja femenina o masculina según le parezca y ha creado una marca de cigarrillos sui generis con la marihuana como ingrediente principal, Bella no es alguien a quien le guste lo de siempre.

Los modelitos escogidos por la empresaria tampoco dejan títere con cabeza, se trata de llamar la atención y de provocar polémica a toda costa.

A veces abusando del estilo gótico y las menos vistiendo de largo y según estipulan los cánones para acudir a los saraos. No es muy habitual verla con vestidos finos y delicados, ella es más todoterreno.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Felt sexy last night 🖤

Una publicación compartida de BELLA (@bellathorne) el

Y cuando los usa, siempre hay algo que marca su inconformismo. Escotes que amenazan con enseñar, rajas eternas en los vestidos para que se le vean las piernas y los tatuajes que tiene en ellas. Porque Bella es de las que no esconde nada de su físico, se vale de lo que sea para que se note que la que pone las reglas es ella.

Podría haber escogido un modelito más acorde con el protocolo de la presentación a la que ha acudido, con menos aberturas y algo más de recato, pero ya no sería ni su estilo ni lo propio de ella, no hay ni una sola de sus publicaciones en las que la directora de cine oculte o tape su físico. A no ser que sea intencionado, pero ese es ya otro tema.

El caso es que Bella siempre luce como quiere, que enseña piernas o tatuajes o lo que lleva debajo sabiendo lo que hace, de eso no hay duda.