El top de Pampita no puede sujetar tanto ¡y sucede esto!

Si se mueve, la cosa se va a poner fea

Las hay que más que una declaración de guerra al que considera su adversario lo que le dedican es una declaración de intenciones, que es infinitamente peor.

Y es que no se sabe si realmente es cierto que Pampita y Sol Pérez se hayan jurado ojeriza eterna o simplemente son coincidencias, habladurías y ganas de enfrentar a las dos argentinas.

Y todo porque a algunos les ha dado por decir que el estilismo de una se basa en el estilismo de la otra y que se copian modelitos para ver quién lo luce mejor, a saber si es cierto.

Pero frentes abiertos aparte, Pampita está que no cabe en sí de gozo. Se casa. Por fin lo logra después de todas las veces que se ha comentado que la argentina jamais de la vie después de un intento fallido.  

El afortunado que ha conseguido que Pampita le diga que sí es Roberto García Moritán, y todo esto se lo ha trabajado mucho, previo pedrusco en forma de anillo colocado en el dedo de la conductora.

Y así todos felices, y Pampita, la que más.

Y hasta que llega el día de la boda, el 22 de noviembre, la argentina continúa con sus compromisos laborales, con su show televisivo y con los estilismos que acompaña a cada una de sus apariciones y que dan demasiado que hablar.  

 
 
Ver esta publicación en Instagram

@showmatch @soficarnevale @estudionovillo @mechiugarte @rickysarkany

Una publicación compartida de Pampita (@pampitaoficial) el

Esta vez la de La Pampa se ha enfundado en una especie de traje plateado que nos recuerda a un look más propio de un astronauta que de una presentadora. La mini de rigor que deja claro su reinado y un top que no llega al ombligo y que debido a la prominencia de su delantera tiene toda la pinta de ¡levantarse de un momento a otro y dejarlas a la vista!

La típica forma de actuar de Pampita para que se siga hablando de lo suyo y, que por lo visto, todavía funciona.