El topless de Ana Lucía Dominguez: la foto secreta (y viene con sorpresa)

La actriz se muestra al natural

Va a ser verdad eso que dicen que en el riesgo está el placer. Esa combinación de miedo y atrevimiento que sube la adrenalina a mil y te hace sentir que estás vivo. Semejante a lo que siente un torero en el coso. Como quiere sentirlo ella, Ana Lucía Domínguez. Eso sí, desde las barreras del modelaje, parte de su profesión y sin astados cerca para evitar el peligro. Es una de las muchas ventajas de ser modelo, poder vestir como si fueras pero sin serlo. Con la sensualidad implícita del modelaje, espalda descubierta y traje de luces ceñido, que se sepa y se vea que la que seduce es ella, que ella es el animal fiero en esa arena, la que nos hace aumentar los niveles de adrenalina.

Una publicación bellísima, aunque más bella es la actriz, ¿no crees?

Y es que ésta, es tan sólo una de las caras de la actriz. Interpretar también es lo suyo, aunque normalmente con papeles más dulces y menos peligrosos. Si fue capaz de hacer doblete en Pasión de Gavilanes no nos extraña que pueda con toros, plazas y lo que se proponga. Y vaya si puede. Y vaya si lo hace. Además de participar en series y novelas, además de ser una guapísima modelo, es empresaria. Saca tiempo y rasca minutos al día para diseñar jeans y ropa casual, ropa que comercializa bajo la marca de su mismo nombre, ALD, y que según ella misma cuenta, es todo un éxito. La actriz de Señora de acero es una mujer todoterreno. 

Y entre rodaje y rodaje, diseños y desfiles, la intérprete intenta no pasar mucho tiempo separado de su pareja, el también actor y cantante Jorge Cárdenas. Dos guapos de los de verdad que comparten profesión y belleza dentro y fuera de los platós.