El trauma que arrastra Bad Bunny y que nadie conocía ¡hasta hoy!

Lo ha hecho público gracias a su nuevo álbum

No hace falta que titule a su nuevo álbum como ‘Yo hago lo que me dé la gana’ para que todo bicho viviente sepa que Bad Bunny es un rebelde redomado al que las reglas le resbalan vengan de donde vengan. Pero incluso los más pasotas declarados tienen traumas y miedos que de vez en cuando ven la luz y ¡dejan alucinados a sus seguidores!

Acaba de ser considerado un ídolo de masas y no sólo por sus historias cantadas, sino por haber conseguido que Becky GKarol GNatti Natasha se fotografiaran juntas y estuvieran bajo el mismo techo y en la misma fiesta gracias a él, se acabaron los rumores que hablaban de odio y celos entre ellas gracias al sarao del cantante.

Mucha celebración de álbum nuevo, mucha fiesta y mucho baile pero resulta que Bad tiene un trauma que arrastra desde niño y que al parecer ¡es el origen de su nombre!


¿No es una pasada que algo que le duele sea lo que le ha dado a conocer?

Al parecer, de pequeño y durante unas fiestas de Pascua el intérprete de ‘Ignorantes’ se vistió con un disfraz de conejo blanco, sosteniendo una cesta y sonriendo aunque en su fuero interno estaba furioso con el mundo por ir vestido con ¡esas pintas!

Años después, al empezar a cantar y acordarse de ese momento pensó que el disfraz de conejo y el mal rato pasado mientras se hacía la instantánea podría servirle como cualquier otro como nombre artístico… ¡y al parecer no se equivocó!

Un trauma que arrastra desde la infancia pero que al parecer ya no lo es porque ahora se ha convertido en su seña de identidad.

Pues hay que reconocer que originalidad no le ha faltado, pero viendo los estilismos que elige cada vez que sale a la calle o cuando sube a un escenario, poco nos extraña su elección.

Incluso después de conocer el origen de su nombre nos atrevemos a decir que es demasiado sensible para pertenecer a Bad, aunque visto lo visto, parece ser que con él, nunca se sabe.