El trikini de hilo de Sofía Vergara: “¡Virgen Santa qué escote!”

Ojito con la actriz

Exuberante. Atractiva a rabiar. Una mujerona. Y así podríamos seguir y seguir detallando virtudes y realidades de Sofía Vergara, porque la verdad, la sensualidad de la actriz y la modelo da de si para llenar muchas páginas. Nos gusta hablar de ella por todas estas cosas y por muchas más. Porque el ser considerada una de las actrices cómicas por excelencia, es un plus más para dedicarle unas líneas. Porque nos gusta lo cómico y lo alegre, y ella trasmite. Mas aun cuando en rara ocasión se le ha pillado con un rictus serio y poco amable en la cara. Porque la actriz siempre sonríe. Como si la sonrisa fuera un complemento más sin el que no puede salir de casa. Y la verdad, le sienta muy bien. Claro que el ser una de las actrices mejor pagadas de EEUU también debe de contribuir a dibujar esa sonrisa. Razones le faltan a la de Colombia para no esconder dientes y arrugar el morro. 

Consciente de que llama la atención, de que ese el precio que ha de pagar por ser famosa, sabe que en cualquier momento cualquier objetivo indiscreto puede pillarla e inmortarlizarla con un estilo y look no habitual ni propio de ella, y por eso cuida sus outfits en cada una de sus salidas. Es raro verla desaliñada o poco arreglada. Por eso en esta publicación no lleva un bañador o un bikini típico y habitual. Por eso su traje de baño es un trikini, colorido, atrevido, poco habitual. Digno de ella y de su estilo. Del estilo hollywoodense propio de una estrella como ella. Una prenda que insinua curvas pero que no las deja ver. Porque de eso se trata el arte de la seducción, y de ello Sofía sabe un rato. Sólo hay que mirar su sonrisa.