¡Tú te has puesto más! El nuevo tamaño de Sol Pérez ¡a lo Demi Rose!

Negarlo le va a servir de poco

De verdad que van en serio, y eso que creíamos que lo de Sol Pérez con Guido Mazzoni iba a durar lo mismo que un caramelo a la puerta del colegio, nada.

La Sobri de Pérez de esta abandona la soltería y deja libre el puesto de las curvas más deseadas de toda Argentina, y eso que ya pensó en pasar por el altar nada más conocer a su chico, lo suyo ha sido un flechazo en toda regla.

Cómo será la cosa que ahora que ya lo ha convertido en famoso y que nos sabemos su nombre, Guido aparece en sus publicaciones con la misma frecuencia con la que la presentadora compra minifaldas tres tallas menos, siempre. Se ha vuelto imprescindible, un asiduo a la sección rosa, aunque de su mano.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Martes @kayu_campana428 ❤️🔥 Hoy 16.30 los veo en @canalnetar @tardeperotempra

Una publicación compartida de Solci Perez #lachicadelclima (@lasobrideperez) el

Se nota que Solci está feliz, y aunque las polémicas nunca terminan de abandonarla, las lleva de otra forma, ¡c’est l´amour, Sol!

Aunque algo sí que hay que reconocer y lo mismo y todo tenemos que dar las gracias a su chico, porque desde que están juntos, desde que la vida la ven en forma de músculos y de horas de gimnasio, Sol parece haber aumentado de tamaño.

Cierto, su retaguardia respingona siempre ha sido grande, pero de un tiempo a estos días, el tamaño no es el mismo, es más y se mire por donde se mire, de perfil o de espaldas, salta a la vista que lo suyo ¡ha crecido!

Y no sabemos si Sol ha recurrido a la cirugía, si se ha puesto silicona, polímeros o artificiales para aumentar o es que la afición de su chico a los gimnasios ha hecho que ella duplique sus momentos en ellos, por eso de no andar separados. Lo cierto es que al mirarla tenemos la sensación de que Sol quiere imitar a la más grande en cuestión de retaguardia, ¡que tiemble Demi Rose que Sol está en ello!

El amor le ha sentado de lujo, no se puede negar. Se le nota en la sonrisa, en la mirada… y en ¡sus curvas!