El último retoque de Antonella Roccuzzo en el cirujano plástico

La argentina volvió a ir al doctor

Antonella Roccuzzo ha vuelto a pasar por el doctor. Aunque la argentina siempre se ha mostrado en contra de las operaciones y los métodos antinaturales para relucir su belleza, ha sucumbido a la tentación varias veces.

La última, después de rumorearse, y de confirmarse, que se ha operado los pechos, son los labios. Un usuario rescató una antigua imagen en la que se le ve con unos labios mucho más finos y normales de los que ahora luce. 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Terminando la noche con @sofibalbi !! 👯👯👯👯 🎤🎤🎤. @eudoxia_acces

Una publicación compartida de Antonela Roccuzzo (@antonelaroccuzzo) el

Tan solo hay que compararla con una más reciente, en la que se la ve con unos morros mucho más gordos y artificiales. Todo, según indican los expertos, por el exceso de ácido hialurónico que se implanta.

La mujer de Leo Messi siempre ha tenido una obsesión en tener una boca más grande y unos labios más carnosos. Y de su obsesión y su locura ha nacido el exceso. Ahora, ha perdido parte de su identidad.

‘’Me gustaba mucho más antes, la verdad…’’, ‘’Mírala, ahora parece un besugo’’, ‘’¿Las famosas no se dan cuenta de lo mal que quedan las operaciones estéticas?’’, ‘’No entiendo la obsesión en ser perfecta’’, ‘’Otra como Kim Kardashian, pensaba que tenías personalidad’’ o ‘’A saber que dirá Messi de este estropicio’’ son los comentarios más votados en sus redes.

Pero, lejos de asustarse, parece que Antonella sigue decidida a recurrir al bisturí para evitar lo inevitable: el paso del tiempo. Fuentes cercanas a la familia indican que son frecuentes sus visitas para someterse a limpieza faciales, peelings…

Una idea que no acaba de agradar a su marido, Leo Messi, que siempre ha optado por mostrarse al natural. Sin embargo, ni siquiera el mejor futbolista del Mundo ha sido capaz de convencer a Roccuzzo.

Para ella, el físico es primordial y no puede permitirse envejecer. En otra WAG del Barça, Shakira, tiene el ejemplo de que la edad castiga y hace mella.