“¡Vaya barriga!” La foto inédita de Kim Kardashian en bikini (y embarazada)

La americana arrasa las redes sociales

Kim Kardashian fue madre hace poco y menos, pero por vientre subrogado. La diva de América, que sufrió complicaciones en su primer parto, apostó por contratar a una joven que ‘cargó’ con el embarazo. Una técnica aceptada en EEUU, pero reprobada por colectivos que luchan contra el llamado alquiler de vientres.

Y es que detrás de la decisión de Kardashian de evitar pasar por los 9 meses de embarazo, aseguran que se esconden mucho más que motivaciones médicas. El cuerpo de Kim es como una bomba de relojería.

Operada hasta el extremo, con un pandero inyectado en grasa, una subida de peso podría ser fatal para su imagen y, además, explican, costaría Dios y ayuda recuperar su estado actual. Y es que Kim, como demuestra la fotografía inédita que estos días circula por las redes, aumento su peso hasta el extremo.La Kardashian de después del embarazo sufrió lo indecible para rebajar kilos y volver a estar como ahora. Un ‘vía crucis’ por el que Kim no quiso volver a pasar, explican las malas lenguas y prefirió pagar. Cuentan los expertos, en este sentido, que la dieta de Kardashian es controlada al milímetro y que se somete a intervenciones periódicas para mantener su volumen de glúteo con inyecciones de grasa.

Del mismo modo, la prominente celulitis de sus nalgas empieza a ser un problema mayor: la grasa inyectada genera coágulos y piel de melocotón que sólo el Photoshop y las fotos retocadas esconden. Una marca, eso sí, el cuerpo de Kim y especialmente sus nalgas, que hoy por hoy son clave en un negocio del que vive todo el clan.

Perder su figura voluptuosa sería un revés de dimensiones bíblicas que podría afectar a toda la estructura de negocio, empezando por las redes, uno de sus grandes filones económicos en estos últimos años.