¡Ver para creer!: la retaguardia de Anastasiya Kvitko ¡detiene el tráfico!

Con todo eso es normal

Se ve que lo de salir a la calle con un cuerpo que desafía a la mismísima gravedad tiene lo suyo. Y es que aunque parezca genial que lo tuyo sea lo más del mundo mundial, a la hora de mover todo aquello comienzan los problemas.

Y no es que Anastasiya Kvitko parezca tener muchos problemas para menearse al ritmo impuesto por su volumen, es que aún no conseguimos explicarnos cómo lo hace.

Da igual lo que lleve, cómo lo lleve y dónde lo lleve, eso es lo de menos para la empresaria rusa, lo importante es causar sensación allí por donde pase y no dejar bicho viviente con cabeza, porque de eso vive.

Ni se resiste a llevar lo más mini en prendas ni lo maxi se hizo para ella. Anastasiya tiene un estilo particular y peculiar que explota como ninguna. Lo mismo contar con Demi Rose como pionera en estos temas le ha servido de ayuda.

Y la cosa es que de vez en cuando, pero muy de vez en cuando, la modelo curvy sorprende. Y lo hace a base de sus estilismos, que del resto ya casi que nos sabemos todo.

Estamos tan poco acostumbrados a ver a la maniquí vistiendo jeans o algo parecido a los pantalones que cuando la vemos con ellos nos cuesta reconocerla. Y no es que sus curvas no nos den una pista de a quién estamos viendo, ni que su delantera nos ponga en antecedentes de quién tenemos delante de nuestras narices, es que Anastasiya sin sus minis ni sus shorts es difícil reconocer.

Eso mismo han debido pensar los conductores de los coches que han visto cómo la modelo asentaba su retaguardia en un automóvil de alta gama acompañada de sus jeans. Boquiabiertos, sin saber muy bien que hacer y favoreciendo los embotellamientos, porque con sólo verla ¡Anastasiya es capaz de parar el tráfico!

A saber que hubiera sido de los conductores si la rusa hubiera llevado su mini más mini.